Más de tres mil Carabineros ayudan en Valparaíso

ENERGIA NUCLEAR : Reflexiones

Algunas Reflexiones con respecto del uso pacífico de la Energía Nuclear

El debate con respecto del uso pacífico de la energía nuclear es de larga data, sin embargo, se ha dado en un entorno relativamente pequeño de personas lo cual inhibe en cierta medida a realizar generalizaciones sin que esto pueda ser interpretado como un acto de de soberbia intelectual en cualquiera de sus variantes. Disponemos en lo técnica de esta fuente de energía y de tecnología como emplearla, con márgenes razonables de seguridad, en diversas aplicaciones. En nuestro país, la Comisión Chilena de Energía Nuclear, Institución dependiente del Ministerio de Minería, ha jugado un rol activo en áreas diversas para lo cual dispone de reactores y de personal, el cual en forma eficiente y abnegada ha mantenido esta área del conocimiento y de la aplicación activa. En lo particular, la Universidad Mayor ha firmado un Convenio de Colaboración con esta Institución de modo de potenciar actividades de interés mutuo y al mismo tiempo de dotar al país de profesionales más eficientes, competitivos y de un nivel de excelencia probado. Entendemos que resulta injusto para nuestro país, el no dotarlo con profesionales en esta área y similares, considerando nuestras fortalezas y debilidades, todo lo cual al no hacerlo en el lugar y momento adecuado resultará en costos elevadísimos y en un atraso tecnológico peligroso para nuestro desarrollo integral. El debate, cuando se efectúa apropiadamente debe ser sostenido con diversos actores sociales y la búsqueda del consenso es urgente. Hemos visto como este tema es sensible en extremo en países desarrollados y existen agrupaciones que desean ser escuchadas por tantas personas como sea posible, los cuales reclaman los derechos de mantener los equilibrios en la naturaleza. En este sentido, todo esfuerzo realizado por el ser humano debe necesariamente ir acompañado de un estudio serio y sostenible de impacto al orden natura de las cosas (Regla de Oro). No es conveniente para nuestro país, quedar al margen de esta norma fundamental, sí el deseo es cimentar las bases para un desarrollo sólido y sustentable, con independencia del poder político del momento.

Entendemos la necesidad de llegar a un acuerdo país, en el cual lo técnico se conjugue con lo valórico, dando al orden natural de las cosas la importancia y prioridad que le corresponde en el debate. Entendemos como necesario pero insuficiente, el haber formado una Comisión de Alto Rango Académico en el pasado cercano con el resultado de la evacuación de un informe técnico. Debemos cambiar nuestra forma de comprender los fenómenos sociales, considerando que en nuestro país, todavía existen grupos de personas que creen que la formación de una Comisión es un simple acto formal y basta con dejar en las bibliotecas el informe técnico realizado. Tampoco sería aconsejable, entregar a las Comisiones un poder resolutivo por cuanto esto atenta contra el orden constitucional. No importa lo inteligente de la argumentación sí no se trabaja por elevar el nivel del debate en la Sociedad y hacer de ella, un grupo humano cohesionado que piensa en grande y trabaja día a día, por un futuro mejor para todos. Es importante privilegiar el sentido de pertenencia de los integrantes de la Sociedad en los diversos temas de interés nacional. La generación de energía, su uso juicioso y eficiente, la actualización de un conjunto de normas de control y regulación, el cuidado del medio ambiente y el trabajo continúo de la Sociedad como un todo, de modo de optimizar la calidad de vida y el respeto por todos son elementos básicos para avanzar en un gran acuerdo social. Los países desarrollados han alcanzado un nivel del debate en temas de interés para la Sociedad de interés y relevancia, todo lo cual les permite avanzar y generar bienes a nivel país con un beneficio colectivo de envergadura.

No parece aconsejable seguir jugando en segunda o tercera división, por una razón obvia, el ser humano es siempre lo más importante y tenemos el desafío como Sociedad de dar vida y solidez a proyectos en los cuales la solidaridad y la creencia en valores superiores nos conduzcan a creer en nosotros y en nuestras capacidades para que logremos grados crecientes de felicidad y armonía. Un Sociedad satisfecha y en el óptimo feliz con un claro sentido de pertenencia, responde a un pensamiento en grande, en el cual seremos capaces de sincerarnos y lograr los acuerdos necesarios para que el país avance, habiendo contribuido a fortalecer un hilo conductor virtuoso. Debemos llegar con lo técnico a conjuntos cada vez más numerosos de nuestra población, para lo cual la difusión y valorización del conocimiento constituye la llave del éxito. No es conveniente centrar de inmediato el debate en elementos tales como: fuerza nuclear, reactores más adecuados, características geológicas del terreno, normas de seguridad, conservación y/ daño del medio ambiente, sin haber realizado una tarea previa de socialización y de enseñanza colectiva a la población.

Lo señalado anteriormente, responde a una necesidad vital del suscrito de invitar a tantos talentos como sea posible a guiarnos a construir una Sociedad cada día más justa en lo social, económico, valórico con un estricto respeto por el ser humano y su entorno natural. Precisamos con urgencia estos acuerdos, considerando que el país adolece de ciertos recursos naturales y el problema energético es serio y de no considerarlo con decisión y responsabilidad en este momento, nos impedirá contribuir a tiempo al desarrollo de un concepto dinámico, sustentable y participativo de nuestra Sociedad. No es aconsejable crecer en forma inorgánica, se exige cuidar y observar el fondo y las formas de desarrollarnos en un mundo de alta exigencia y con urgencia variadas. La Universidad Mayor, Chilectra y el Programa País estamos empeñados en trabajar por formar emprendedores en los ámbitos de acción que nos son de nuestra competencia.

Al respecto, vemos el compromiso de nuestra Casa de Estudios Superiores y de Instituciones líderes, como las señaladas en el párrafo anterior, trabajando en una suerte de asociación virtuosa, en concordancia con altos estándares de exigencia y calidad, en la formación de profesionales competentes y competitivos. Estamos, en pleno desarrollo de la segunda versión del Diplomado de Eficiencia Energética (DEE), todo lo cual nos permite decir que estamos aportando con un grano de arena al desarrollo de actividades relevantes a nivel país.

De igual forma, vemos el compromiso implícito y explícito de nuestro país, en generar instancias tales como Programa País y el compromiso ético y moral de potenciar la Comisión Chilena de Energía Nuclear (CCHEN). Precisamos avanzar en temas diversos, tales como: Energía y Sociedad, Servicios Compartidos, Recursos Renovables y Métodos Alternativos de Generación de Energía, Desarrollo y Generación de Bienes Diversos, empleando el resultado de la investigación de frontera, todo lo cual nos ha llevado a un estado interesante en innovación y transferencia tecnológica. Este escrito no pretende ser exhaustivo, solo pretende aportar a un debate interesante en el cual surjan ideas novedosas y con una alta potencialidad de ser aplicadas en plazos relativamente breves, esta es una urgencia y no admite consideraciones menores.

Roberto Acevedo

Decano

Facultad de Ingeniería – Universidad Mayor

OPINA SOBRE ESTA NOTICIA

Comentar no cuesta nada

Previous post:

Next post: